Traducciones juradas

¿Necesita una traducción jurada? Un traductor jurado nuestro se encargará de la traducción, la cual además llevará una declaración, su sello oficial y su firma. En la declaración hallará la confirmación de que la traducción es reproducción fiel del texto original. Texto original, traducción y declaración estarán normalmente unidos de forma inseparable. De este modo, será imposible efectuar cambios en la traducción jurada.

En el juzgado

La traducción jurada es necesaria en el caso que estemos tratando con documentos jurídicos que ameriten ser entregados ante una instancia gubernamental. Unos ejemplos: estatutos, actas, diplomas o capitulaciones matrimoniales.

En Bélgica y en los Países Bajos, el traductor jurado está registrado en el juzgado de su residencia en el cual presta su juramento. En España, es el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación el que otorga el título de traductor jurado al interesado previa aprobación de un examen de cualificación.

Legalización y apostilla

¿Entregará la traducción ante una instancia en el extranjero? Entonces, la traducción jurada constituye solo el primer paso. El siguiente paso será la legitimación de la firma del traductor jurado y luego deberá apostillar el documento ante notario. Nosotros nos encargamos de todo el proceso.

En Bélgica y los Países Bajos se obtiene la apostilla en el juzgado del cantón. En caso de no estar familiarizado con estos trámites, Viva Traducciones se encargará de todo. Disponemos de nuestros contactos en Bélgica y en los Países Bajos para pedir la apostilla.

¿Aún tiene preguntas sobre traducciones juradas y apostillas? Será un placer contestarle.