DISEÑO WEB: EL IMPACTO DE LAS TRADUCCIONES EN EL DESARROLLO DE UNA WEB

Jul 12, 2013 by

Un problema bastante común cuando se trabaja en la traducción de una web o, especialmente, con diseñadores web, es que muchos de ellos no valoran la expansión y contracción de textos en la traducción y el proceso de diseño. La impresión más común es que cuando traduces el texto de una página web, éste va a encajar automáticamente en el espacio  y la interfaz de la web. Desgraciadamente, las cosas no funcionan así.

En este artículo, vamos a tocar temas como:

  • ¿Por qué las lenguas se expanden y contraen cuando se traducen?
  • ¿Cómo afecta esto a la traducción de páginas web?
  • ¿Qué puede hacer el diseñador web para ser flexible en el diseño?

 

¿POR QUÉ LOS DIFERENTES IDIOMAS NO OCUPAN EL MISMO ESPACIO?

Los idiomas no sólo difieren en estructuras gramaticales y sonidos, sino que tampoco ocupan el mismo espacio. Puede que ya hayas observado ese detalle en las revistas bilingües que se encuentran en los aviones; el contenido de la revista seguramente sea el mismo en los dos o tres idiomas utilizados, pero el espacio que ocupan en la página es diferente.

Esta característica del lenguaje supone un problema para gente de todo el mundo, desde diseñadores web, a diseñadores gráficos o localizadores de medios sociales. Cualquiera que use ordenadores de forma regular, probablemente, se habrá encontrado con los desafíos de contrastar el espacio de las diferentes lenguas. Vamos a intentar explicar este fenómeno y ofrecer algunos consejos para los diseñadores web que se encuentren ante el problema de tener que habilitar el diseño de una misma web a múltiples idiomas.

website translation world languages

El principal motivo para que la longitud sea diferente es la estructura gramatical de los diferentes idiomas.

Lenguas como el inglés son analíticas, lo que quiere decir que las declinaciones son muy poco comunes y el género, las preposiciones, etc. deben ser expresadas en palabras separadas. Estas palabras, de por sí, ocupan espacio, pero no sólo eso, sino que debe separarse de la palabra a la que se refieren con un espacio que también expande la longitud. Por el contrario, existen los idiomas sintéticos que indican la posesión o género en el propio sustantivo, lo que significa que no se necesitará un espacio y el texto, en general, será más corto.

El turco es un ejemplo de lenguaje sintético y, concretamente, es un idioma aglutinante. Esto quiere decir que aspectos como el género y las preposiciones están unidos al sustantivo. ‘Dersten’, por ejemplo, significa ‘antes de clase’, ders quiere decir clase, mientras que ten significa ‘antes’. Como pueden observar, este tipo de lenguas ocupan bastante menos espacio que otras.

Además del lugar que ocupan los rasgos gramaticales, algunos idiomas utilizan muchos nombres compuestos que también influyen en la longitud de la palabra y de la frase. Si se comparase el neerlandés con el francés, se podría observar que el neerlandés es más corto porque une palabras en lugar de indicar su relación con preposiciones. Por ejemplo, la palabra ‘hondenriem’ significa ‘correa del perro’ y cuenta con menos caracteres que su equivalente en francés ‘laisse de chien’.

No importa hacia o desde qué idioma se traduzca un texto, la traducción normalmente será más larga que el texto original. El motivo de esto es que, a menudo, las traducciones tienen que ser más explicativas que el texto origen. Sin contar con esto, los escritores normalmente incorporan presuposiciones culturales en sus textos, es decir, elementos que quedan completamente claros para el lector de la cultura origen, pero que probablemente no le digan nada al lector de la traducción. Este tipo de palabras, por ejemplo ‘el IRA’ o ‘oliebol’ (un dulce holandés que se come en Año Nuevo), necesitan una explicación en otro idioma, provocando un texto más largo. Explicar este tipo de palabras o, por ejemplo, indicar el género de un objeto o persona, se llama explicitar.

Existen dos tipos de explicitación: voluntaria y obligatoria.

Según Ana Frankenberg-Garcia, la explicitación voluntaria es cuando el traductor se despega del texto sin motivo gramatical alguno, sino simplemente para hacer que éste se entienda más fácilmente. Frankenberg-Garcia afirma que se trata de una de las máximas de la traducción, ya que ocurre en la traducción de todas las lenguas.  Pone como ejemplo la frase en portugués ‘Você tambén gosta dela?’ cuya traducción en inglés sería ‘So you like her too?’ (¿A ti también te gusta ella?). En la frase en inglés se utiliza el adverbio ‘so’ que no aparece ni en portugués ni en español, pero que enfatiza la relación entre esa frase y la anterior.

Frankenberg-Garcia afirma que las explicitaciones obligatorias son aquellas que son necesarias por la gramática de la lengua meta. Por ejemplo, la frase en inglés ‘Frances liked her doctor’, al traducirla al portugués requiere de indicar el género del doctor ‘Frances gostava dessa médica.’ (A Frances le gustaba su doctora). Para los diseñadores web, las explicitaciones obligatorias son las más interesantes de las dos. Como los problemas que surgen debido a la longitud del texto incluyen también palabras o frases demasiado cortas, es improbable que las palabras que explican la relación entre oraciones supongan un problema mayor.

 

PROBLEMAS DE EXPANSIÓN DE TEXTO PARA LOS DISEÑADORES WEB

Para los diseñadores web, diseñar una página que pueda utilizarse en diferentes idiomas es un proceso complicado. La longitud diferente de los textos tiene mucho que ver en esto: si los espacios de texto están diseñados de modo que justo quepa el texto en un idioma, seguramente esto suponga un problema para otros idiomas.

A estas alturas, ya sabrán que es por la diferencia de longitud de un idioma a otro pero, ¿sabían que cuanto más pequeño es el mensaje de origen, más grande es la correspondiente expansión? ¿Entonces con qué tipo de problemas tienen que lidiar los diseñadores web más a menudo? Exacto, con frases cortas. Un buen ejemplo es el botón de ‘me gusta’ en Facebook (‘Like’ en inglés). Mientras el texto en inglés contaba con tan sólo 4 caracteres, si se traduce al neerlandés, por ejemplo, ‘vind ik leuk’, ocupa más del doble de espacio.

Dutch Facebook Like Button

Los nombres compuestos, que ya se han mencionado anteriormente, también suponen un reto para los diseñadores web. W3C nos presenta un ejemplo perfecto de esto: el texto en inglés ‘Input processing features’  puede ser dividido en dos líneas si hay problemas de espacio, pero eso se hace más difícil en alemán, cuya traducción sería ‘Eingabeverarbeitungsfunktionen’. Por consiguiente, el diseñador web tendrá que encontrar un modo de encajar esto en el espacio o separar la palabra en el lugar adecuado.

Además de las palabras compuestas que encontramos en otras lenguas europeas, los idiomas más exóticos suponen un reto también. A parte del hecho de que esos idiomas normalmente ocupan más espacio (comparen la palabra ‘escritorio’ con su equivalente en japonés ‘デスクトップ’),  existen idiomas que no sólo son más largos sino que son más altos verticalmente. Muchas lenguas que no utilizan caracteres latinos ocupan más espacio vertical. Ejemplo de esto es la imagen en tailandés que verán abajo:

W3C example translation web design expansion

Según W3C, existe otro factor de la longitud de las palabras a tener en cuenta, las abreviaciones. En inglés, es muy común abreviar palabras para ahorrar espacio, como por ejemplo ‘esp’ en lugar de ‘especially’. Sin embargo, esto puede no ser muy buena idea a la hora de diseñar una web multilingüe. Muchos idiomas no abrevian palabras por su estilo lingüístico o porque la lengua ya de por sí es tan compacta que las abreviaciones son imposibles.

FLEXIBILIDAD EN EL DISEÑO WEB PARA TRADUCCIONES

Según los expertos de W3C Localization, debe crearse un diseño flexible para asegurar que los diferentes idiomas que se utilizarán en la web puedan encajar en los cuadros de texto. Un tamaño fijado para los cuadro de textos puede ser perfecto para un texto en inglés, pero para su traducción al georgiano (40-50% más largo) seguramente no sirva. Si el contenido y el diseño van por separado, este proceso es mucho más fácil. De este modo, aspectos de tu página web como la fuente, el interlineado, etc. pueden cambiar según la lengua.

Además de tener límites flexibles, los diseñadores web también deberían considerar añadir espacio extra a los cuadros de texto desde un principio. De este modo,  el tamaño de los cuadros no tendrá que ser extremadamente flexible, ya que la expansión ya ha sido tenida en cuenta en el cuadro estándar. IBM ha publicado una tabla que indica cuánto espacio extra sería necesario cada diez caracteres en inglés que deben encajar en el cuadro.

De nuevo, se demuestra que cuanto menor es el contenido, mayor espacio extra se necesitará:

Número de caracteres                             Espacio adicional necesario

Hasta 10                                                                  100% a 200%

11 a 20                                                                     80% a 100%

21 a 30                                                                            60% a 80%

31 a 50                                                                     40% a 60%

51 a 70                                                                           31% a 40%

Más de 70                                                                          30%

 

(Fuente: IBM)

 

(Artículo traducido de: Kwintessential)

Related Posts

Share This

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>